La mujer y la pareja en el embarazo.

Un placer acompañaros en este pedacito del camino.
Gestar, parir y criar. Apaciguar los miedos al dolor y al parto.
El yoga te da la clave.

 

Embarazo Yogainvisible ya se te muestra, solo es cuestión de reconocerlo
… ahí empezamos a ser madres y padres…
descubre el yoga, profundiza en tu práctica para sentirte a fondo tu cuerpo  y  al bebé.

___________________________________________________________

El testimonio de Laura es el mejor ejemplo de lo que aportan las clases en este proceso:

“Empecé a practicar yoga durante mi primer embarazo. Buscaba una actividad que me mantuviera en forma, que me pemitiera relajarme y liberarme del estrés del trabajo, compartiendo un rato de conexión con mi hijo. Las clases con Uma, a parte de cumplir con mis objetivos, me aportaron mucho más. Eran un punto de encuentro con otras mujeres en el que compartimos dudas y miedos, consejos, experiencias y risas. Un lugar en el que hacer tribu. Uma es una gran profesional, a la vez que divertida y cercana. Se implica en el embarazo de cada una de las mujeres que asisten a sus clases, personalizando los ejercicios siempre que sea necesario. Por todo esto, continué las clases con mi hijo en “yoga para mamas y bebés” y en mi segundo embarazo. Siempre recomiendo sus clases. Uma les da ese toque personal que las hace tan especiales”.  Laura

 

________________________________________________________________________________

Durante el embarazo se producen cambios a nivel estructural, orgánico y emocional. Practicar yoga es una excelente oportunidad para hacer el tránsito por estos cambios con armonía y equilibri, y establecer un vínculo de comunicación entre madre y bebé. Ayudando a vivir el embarazo más tranquila y feliz. Trabajando los miedos tanto al parto como a la crianza que te surgen en el proceso de gestación de tu bebé.

Algunos de los beneficios a nivel físico que experimentas con la practica de yoga son: elasticidad, fortalecimiento del sistema nervioso, alivio del dolor de espalda, calambres, insomnio y malestares típicos de la etapa.

Las técnicas de respiración, meditación y visualizaciones ayudan a la madre a estar concentrada, trabajar los miedos, las inseguridades, el dolor que pueda surgir en el parto y mantener el contacto con sus ritmos. Gracias es estos logramos relajarnos, apaciguar la mente y llevar un embarazo tranquilo.