Testimonio de Clase: Asistir a las clases de yoga fue encontrar un momento propio

Testimonio de Clase: Asistir a las clases de yoga fue encontrar un momento propio


“Para mí, asistir a las clases de yoga fue encontrar un momento propio para disfrutar de manera consciente del embarazo.”

 

empatía con nuestros hijos“Para mí, asistir a las clases de yoga fue encontrar un momento propio para disfrutar de manera consciente del embarazo.

Por carácter y ritmo de vida, me cuesta desconectar y focalizar mi energía en una sola cosa, por eso, hasta que no fui a las clases, me costaba mucho hacerme a la idea que el embarazo era real y que en breve llegaría mi pequeña.

Físicamente me encontraba bien, así que, me costaba mucho conectar con mi cuerpo en su nuevo estado. Tus clases me ayudaron a empezar a concentrarme en la evolución que vivía. Al trabajar el cuerpo, la mente fue abriéndose a disfrutar de esos pequeños cambios de otra manera imperceptibles para mí.

Pero por encima de todo y aunque el parto no se pudo producir de la manera deseada, tus clases de yoga me ayudaron a prepararme para “disfrutar” de ese momento de la manera deseada. Poder relajarme ante el gran momento, mover el cuerpo para acompañar el proceso y concentrar la mente para relajarme, meditar a través de los mantras (que tanta vergüenza me dieron al principio) consiguieron una sensación de bienestar durante el proceso que de otra forma hubiera sido imposible. Estaba totalmente convencida que mi cuerpo estaba diseñado para ese momento y el miedo no existió. Nunca estaré suficientemente agradecida.

Pero además, durante el proceso encontré un punto de apoyo en todas aquellas dudas que se me presentaban. Encontrar a alguien que te ofrece un apoyo incondicional es algo básico y ofrecer ese espacio, además, como espacio para compartir los cambios y dudas de cada semana contigo y otras mamis en la misma situación para mí fue indispensable. No podría imaginar otro embarazo sin este espacio. Mi hija Vinyet llevará en su interior un pedacito de tí!

¡Muchas gracias!

 

Belén.

Deja un comentario